Connect with us

Emprendimiento

Odilo: el Shopify de la educación

Published

on

Rodrigo Rodríguez CEO Odilo.
Foto: Juanjo Molina

Desde hace unos años, está en todas las quinielas para convertirse en el próximo unicornio español, pero su CEO, Rodrigo Rodríguez, prefiere tomárselo con calma

Por Isabel García Méndez

Una oportunidad, una necesidad y una decisión. Esa tríada fue fundamental en el nacimiento de Odilo, una de las mayores edTech del mundo, con base nada menos que en la ciudad de Cartagena (Murcia).

Una oportunidad. “Odilo no nace con la idea de emprender sino porque surge la oportunidad y el momento adecuado para ir a por ello. Fue a mi hermano a quien se le ocurrió la idea de aplicar tecnología a las bibliotecas para ofrecer contenidos digitales”.

Una necesidad. “Yo trabajaba en Telecomunicaciones entre Madrid y Londres y quería volver a Cartagena, pero con mi trabajo era muy difícil. Y, de repente, se cruzan mi idea de querer volver a casa con el proyecto de mi hermano”.

Una decisión. “Es mi hermano el que tiene el empuje y, poco a poco, me va convenciendo a mí para que me una para montar lo que hoy es Odilo”.

El Shopify de la educación

Quien así habla es Rodrigo Rodríguez, CEO y cofundador de Odilo, la edTech que ha conquistado los ordenadores de más de 9.300 organizaciones de 54 países, con más de 300 trabajadores y una base agregada de usuarios de más de 170 millones.

Pero, ¿qué es Odilo? Según reza en su dossier de prensa, es una “empresa de educación digital que permite a cualquier organización crear su propio ecosistema de aprendizaje, ofreciendo a sus usuarios acceso ilimitado al catálogo de contenido educativo multiformato más grande del mundo y con la posibilidad de crear todo tipo de experiencias de aprendizaje sin restricciones”. En otras palabras, un Shopify de la educación. Pero, ¿siempre fue así?

RODRIGO RODRÍGUEZ: “Cada año hemos ido cambiando. Odilo nace con la idea de ayudar a las bibliotecas públicas a digitalizar sus contenidos. El objetivo era trasladar el mundo del préstamo físico al préstamo digital. Luego cambiamos el servicio en función de lo que nos pedían los clientes. Arrancamos haciendo sólo software, después nos convertimos en agregador y empezamos a negociar con la industria de los libros. Y de forma natural añadimos guías, revistas, audiolibros, cursos. Al tiempo, se nos acercaron gobiernos porque veían en Odilo una forma muy buena y eficiente de hacer accesible la cultura. Y, a partir de ahí, desarrollamos plataformas de learning integradas con los contenidos. Es decir, año a año, hemos ido evolucionando hasta crear estos ecosistemas para bibliotecas, universidades, empresas, gobiernos…”

Ambición para coger velocidad

EMPRENDEDORES: De micropyme a startup para convertirse en una pequeña y mediana empresa y luego en una gran compañía. ¿Cómo han sido esas fases?

R.R.: Dentro del camino de Odilo hemos atravesado distintas etapas. Cuando empezamos, éramos una empresa muy pequeña. De hecho, el objetivo entonces era poco menos que autoemplearnos y, además, cumplir con la misión de ayudar a la cultura. Tuvimos la suerte de que funcionó bien. En España nos costó un poquito más, pero en EEUU fue como un tiro. Ahí nos dimos cuenta de que teníamos una oportunidad más grande y de que debíamos acelerar. Al principio, éramos prácticamente los primeros a nivel mundial, pero pronto empezaron a aparecer competidores interesantes en EEUU y teníamos que ser más ambiciosos y coger velocidad.

EMP.: Salir la zona de confort…

R.R.: Sí. Con los recursos que teníamos podíamos desarrollar tecnología, pero debíamos ir mucho más rápido. Y dimos el paso a ser una startup, a tener inversores, con crecimiento acelerado por trabajar con fondos de inversión y con una ambición global. Una vez demostrado que la compañía podía crecer y que podía ser global, pasamos a la siguiente etapa. Vimos una oportunidad muy grande en el concepto de plataforma, donde cada compañía y cada organismo podía crear producto. Y eso requería dar un nuevo cambio a la empresa con un nuevo modelo organizativo y una inversión de fondos mucho más grande para afrontar esta idea que era muy ambiciosa. Es decir, cada año hemos tenido que repensar la compañía porque cada año teníamos objetivos diferentes y los modelos anteriores no valían.

EMP.: ¿Y cómo se financió toda esa evolución?

R.R.: Dentro de los algo más de diez años que tiene Odilo (nació en 2011), hemos pasado por todas las etapas. Vivimos los dos primeros años con fondos propios, con alguna ayuda también de fondos públicos. A partir de ahí, estuvimos unos tres años con fondos locales e internacionales para cumplir el objetivo de entrar en EEUU. Estando en aquel país apostamos por los fondos internacionales para hacer la inversión en los proyectos educativos. Y ya en 2022 afrontamos la gran inversión (60 millones de euros) con el fondo Bregal Milestone para avanzar en esta última fase de compañía sólida, de concepto de plataforma y de consolidación de los países en los que mejor estamos.

EMP.: Habéis captado en total en torno a 80 millones de euros. ¿En qué momento de la empresa es bueno empezar a pensar en inversores?

R.R.: Es importante entender muy bien tu compañía y la fase en la que estás. Lo ideal es que puedas crecer sin inversión y que tu proyecto no necesite de capital externo. Es lo mejor porque mantienes la propiedad absoluta. Pero los inversores son una herramienta que te puede ayudar en tu camino. En nuestro caso, empezamos con recursos propios y, en un momento dado, nos planteamos que, aunque generábamos recursos, no los generábamos lo suficientemente rápido para desarrollar tecnología o para entrar en aquellos mercados que requeríamos para ser la compañía que buscábamos ser. Nuestro modelo de negocio necesitaba de ambas cosas y, sobre todo, de ese crecimiento por escala. Y, por tanto, tenía mucho sentido ir a por inversión externa.

Coger solo el dinero que necesitas

EMP.: ¿Cómo seleccionar al inversor y al capital adecuados para tu negocio?

R.R.: Cuando hemos captado inversión lo hemos enfocado con un plan a dos o tres años: adónde quieres llegar y para qué quieres conseguir esos fondos y quedarte ahí y aunque te ofrezcan más capital, limitarte a coger lo que realmente necesitas.

EMP.: Es decir, ¿aunque te ofrezcan más, no se debe coger?

R.R.: Sí. Es clave. Primero hay que tener un plan de negocio y definir muy bien a qué etapa de la compañía quieres llegar con ese capital y poner un margen. Pero no al revés: ir a buscar capital y luego ver qué opciones tienes y cuanto más mejor y diseñar a partir de ahí un plan. Eso es un error. Los tamaños de las rondas están bien para la prensa, pero te pueden crear un problema a futuro: cada vez que haces una ronda adquieres unos compromisos de llegar a unos objetivos. Debes ser realista sobre en qué momento estás como compañía y cuál es tu modelo. Y, aunque haya posibilidad de coger más inversión, si tu compañía no está preparada para ir tan rápido, es mejor evitarla. Los inversores de Silicon Valley, por ejemplo, a lo mejor tienen capacidad para ayudar, pero también expectativas muy altas. Y si tu compañía no va a ir tan rápido o, como en el caso de la nuestra, eres muy constante, pero careces de palancas rápidas de crecimiento, tienes que buscar socios que estén alineados con esta forma de hacer negocio.

El tamaño de las rondas está bien para la prensa, pero te puede crear un problema a futuro.
Y con la valoración de la compañía ocurre lo mismo: una valoración muy alta está muy bien para el ego, pero el inversor que entra tiene que conseguir un múltiplo. Es decir, que tú hayas optimizado y hayas conseguido muchos inversores, puede estar complicándote el futuro. El emprendedor debe buscar al partner adecuado para cada etapa de su compañía y que todo encaje bien.

EMP.: Dicho todo lo anterior, lo cierto es que vosotros habéis protagonizado una megarronda de 60 millones, la más grande en el sector edTech. ¿Os planteasteis esa cantidad o surge sobre la marcha?

R.R.: Cuando ya has recibido varios fondos, parte de tu trabajo como CEO es dedicar tiempo a entender el mercado y a hablar con inversores todo el tiempo, aunque no estés en ronda. Es importante establecer una relación a largo plazo, que te conozcan, conocerles tú. Nosotros teníamos relación con bastantes fondos e íbamos hablando. En un momento de la compañía entran varios proveedores grandes al mismo tiempo y nuestra tecnología hace un clic muy grande porque nos permite integrar cualquier modo de aprendizaje en uno y eso supone un cambio muy significativo como empresa. Éramos conscientes de que teníamos algo único y nos volvemos a hacer la misma pregunta que nos hacemos con cada ronda: la compañía está en un momento muy bueno y puedo seguir creciendo con el equipo actual, pero vemos una oportunidad muy grande y necesitamos recursos. Hicimos un plan y nos planteamos varios escenarios, no sólo el de 60. Como teníamos relación con muchos fondos, empiezan a llegarnos propuestas y hablamos. Decidimos la cantidad correcta que nos permitía cumplir nuestro plan a cuatro años y con el partner correcto porque estaba muy alineado con nosotros.

EMP.: Odilo empezó en Estados Unidos, ¿por qué?

R.R.: Lo que queríamos hacer al principio –digitalizar contenidos de las bibliotecas, universidades y empresas y ofrecerlo por suscripción– era muy disruptivo y aquí la industria era más conservadora. En EEUU estaban más evolucionados: ir allí nos permitía ganar tiempo para que se fuese creando confianza en estos modelos y en estos sectores. Y luego ya fuese más fácil venir a España con un modelo consolidado.

La confianza de los primeros clientes

EMP.: Pero, ¿cómo se afronta esa aventura de entrar en un mercado como el norteamericano desde Cartagena y siendo una empresa de reciente creación?

R.R.: Al principio, era más pura supervivencia. Nos planteamos: tenemos un servicio, está avanzado, aquí no funciona, tenemos que ir a EEUU a aprender. Empezamos muy en pequeñito: viajé allí y me dediqué a escribir a todo el mundo por LinkedIn, especialmente, a los que estaban a un par de horas de vuelo, y a visitar a mucha gente. Tuvimos la suerte de que el Gobierno de Colorado quiso hacer una empresa conjunta con nosotros. Conseguir la confianza de uno de los más relevantes, ayudó mucho a que otros también apostasen y a crecer mucho más a partir de ahí. Tener éxito en EEUU ayudó mucho a nivel global. Competir en un mercado más duro tiene dificultad, pero si consigues tracción aprendes mucho.

EMP.: ¿Cómo se desarrolla la expansión internacional en un modelo como este?

R.R.: En Odilo nuestro trabajo consiste en juntar miles de proveedores con las organizaciones, de manera que teníamos la obligación casi desde el principio de ser muy internacionales. En nuestro caso, en lugar de enfocarnos en dos o tres merca-dos, somos más de ir a muchos países, pero con una estructura muy pequeña, con poca inversión en cada uno y aprender del mercado. Arrancamos con una oficina pequeña muy local, luego un partner que te distribuye. Si va bien, creamos un pequeño equipo y, después, contratamos un country manager y una estructura. Y, ya pasados dos o tres años, apostamos en serio. Así que siempre tenemos diferentes etapas de países: en los que estamos en testing o pruebas, en los que estamos creciendo y en los que estamos fuertes.

EMP.: Al final, estáis en 54 países, en 9.000 organizaciones y con más de 170 millones de usuarios. ¿Cómo se gestiona este volumen de negocio?

R.R.: Nuestro modelo busca trabajar con la organización para darle el ecosistema digital que necesitan sus usuarios. Es decir, llegamos a los usuarios a través de las organizaciones. Y muchas de estas organizaciones vienen a través de los gobiernos. Trabajamos con 18 gobiernos a nivel mundial. Dentro de Odilo hay modelos tan diferentes como trabajar con el Gobierno de Paraná para mejorar la comprensión lectora en el país o con Google Singapur para optimizar la gestión de la diversidad, por ejemplo. En otras palabras, no es un servicio estándar, sino que somos una plataforma que permite crear una solución para cualquier necesidad educativa. Además, trabajamos mucho como marca blanca en las empresas. Por eso, muchos usuarios conocen la plataforma de su compañía, pero ignoran que detrás estamos nosotros.

EMP.: Se os ha llamado el Netflix o el Shopify de la educación, ¿cuál es la ventaja de este modelo?

R.R.: Fue el ministro de Educación de Chile quien, al referirse a nuestra plataforma, anunció en la televisión pública que habían creado “el Netflix chileno de la educación”. El concepto de Odilo se asemeja más al de Shopify, porque estas organizaciones acaban creando un modelo educativo propio a través de nuestra plataforma. Lo que nos diferencia es que no somos un producto sino una plataforma agregadora. En educación, hay más de 7.000 empresas digitales y más de 20.000 plataformas de contenidos. Nosotros los juntamos a todos en una plataforma tecnológica de consumo y de learning que personalizamos para cada organización con sus valores y sus sistemas. Es más parecido, pues, a un Shopify porque te lo puedes crear a medida, crearte una plataforma 100% tuya. No hay dos plataformas de clientes iguales.

Te puede interesar: Estos son los ‘unicornios’ más valiosos que hay en América Latina

Ventajas y desventajas de innovar desde Cartagena

EMP.: Y desarrollando la tecnología desde Cartagena. ¿Qué ventajas tiene emprender desde allí?

R.R.: Desarrollar tecnología desde Cartagena nos ha permitido crear un equipo muy unido. Además, tenemos tres universidades muy cerca de nuestra sede con la que tenemos acuerdos que nos permiten contar con los mejores ingenieros que hacen su plan de grado desde Odilo, con lo cual disponemos de un talento muy bueno. Es cierto que es un modelo que requiere más tiempo que si trabajas desde Madrid o Barcelona, pero, a cambio, es más sólido, porque creas una cultura de talento muy fiel, que va creciendo en la empresa e incluso, talento que crea sus propias compañías.

EMP.: Y ¿qué desventajas?

R.R.: La comunicación es complicada. La parte comercial es más difícil y te obliga a tener equipos comerciales fuera. La red de contactos también es menor. También hay falta de referentes de gente que lo haya hecho y esa ambición de querer hacer cosas grandes es más difícil de llevar. Pero, luego ganas un equipo más estable y con mayor sensación de pertenencia.

EMP.: ¿Cómo se mantiene la cultura en una empresa con un crecimiento tan alto?

R.R.: Uno de los temas más importantes cuando creces tan rápido es mantener la cultura. A lo largo de este tiempo, nos hemos equivocado varias veces, hemos cometido errores, hemos pivotado, pero lo que nos ha permitido seguir con esta fuerza es el sentimiento de pertenencia y de esfuerzo que son muy nuestros. Cuando eres pequeño es fácil mantener esa cultura por-que todo el mundo lo tiene claro y los managers contratan de acuerdo con esa filosofía, pero cuando empiezas a escalar la cosa se complica. ¿Cómo trasladar esa cultura a la gente que está trabajando en otro país? Ahora estamos esforzándonos mucho en introducir los valores y la cultura en toda la línea de la compañía y transmitirles su importancia porque son vita-les: al final son los que mantienen la compañía a flote. Gran parte de mi trabajo, hoy en día, es repetir lo mismo en cuanto a la estrategia, los valores y la cultura para que vaya calando a toda la estructura, independientemente de los cambios.

EMP.: ¿Cuáles serían las claves de gestión de Rodrigo?

R.R.: Cuando acaba el año, repienso mi gestión como CEO de forma individual, si soy el CEO ideal y qué tengo que hacer diferente. Las capacidades que has de tener cuando sois 10 no tienen nada que ver con las que necesitas con 300. Debes ser capaz de aprender y mantener lo positivo, pero modificar prácticamente todo lo demás. Cada año renuevo mi rol e intento ser transparente con el equipo en este camino. Ellos plantean que el CEO debe hacer equis cosas y tú tienes que hacerlo. Y, si eres capaz de llevarlo a cabo, perfecto, pero, si ya no te sientes cómodo, es el momento de traer otra persona que asuma ese rol. Estadísticamente, cuando las empresas crecen mucho es raro que el fundador siga siendo el CEO y si ambos papeles tienen que ir separados, hay que aceptarlo.

EMP.: Cada vez vemos proyectos españoles más ambiciosos como el de Odilo, ¿qué ha cambiado en el ecosistema emprendedor nacional?

R.R.: Ahora tienes muchos más referentes. En España nos falta creérnoslo y en Cartagena ese sentimiento hay que multiplicarlo por diez. Hay muchas barreras autoimpuestas. Yo he crecido más porque he tenido la suerte de estar cerca de emprende-dores que lo han hecho antes y eso hace que normalices sus etapas, sus problemas. Voy a hacer una ronda más grande, voy a ser yo el que compre empresas, voy a entrar realmente en EEUU… Además, en España hay un ecosistema muy sano de grandes emprendedores que han creado grandes compañías y que no tienen reparo en sentarse contigo a tomar un café para explicarte cómo lo han hecho. Eso ayuda un montón.

EMP.: La educación es uno de los sectores en los que más impacto está teniendo la Inteligencia Artificial, ¿es una amenaza o una oportunidad?

R.R.: Para mí es un momento muy bonito. En la educación va a haber un gran cambio. Para nosotros no debe existir dualidad entre educación física o digital; la educación debe ser algo híbrido. Al final, la tecnología como valor te permite personalizar tu experiencia, adaptarse a ti, darte más posibilidad de mejorar tu curriculum, que el profesor sea más eficiente. En eso es en lo que está ayudando la IA. Para cambiar algo tan rígido como la educación necesitas una solución que sea diez veces mejor y lo que se hace con la IA es diez veces mejor.

Cuando la educación puede ser muy, muy rentable

En palabras de Rodríguez, “Odilo es el mayor ecosistema educativo del mundo”, con acuerdos de contenidos con más de 7.300 proveedores en 60 idiomas y trabajando con 9.100 organizaciones y plataformas que dan acceso a más de 170 millones de usuarios a nivel global. “Somos una de las plataformas educativas con más tráfico del mundo”.

Es rentable desde julio de 2023. Hoy cuenta con sedes en España, Chile, Colombia, Estados Unidos, Reino Unido, Filipinas y Brasil y presencia en 54 países. Todo ello con 337 empleados. Por confidencialidad con los fondos internacionales, sólo pueden facilitar los datos de ingresos de España, aunque, como recuerdan, “desde mediados de 2023, las plataformas en español son minoritarias con respecto a las de inglés y portugués”.

emprendedores.es

Emprendimiento

SushiTake: abre tu propio stand de sushi fresco desde 18.000 euros

Published

on

By

Stand de SushiTake/ SushiTake.ue

La marca está integrada en el Grupo Snowfox, líder mundial en venta de sushi fresco con más de 60 millones de bandejas vendidas cada año

El sushi forma parte de los hábitos cotidianos de millones de personas y hace tiempo que ya ha trascendido fronteras, para llegar a los lugares más recónditos del mundo. Ahora tienes la oportunidad de emprender en este mercado tan apasionante, de la mano de SushiTake

Integrada en el Grupo Snowfox –líder mundial en venta de sushi fresco con más de 60 millones de bandejas vendidas cada año–, esta marca te abre la posibilidad de montar tu propio stand de sushi fresco dentro de los espacios comerciales de cadenas como Carrefour, Hiperdino, Eroski, Coop, Meny o Kesko-Citymarket.

“La frescura, el color y el sabor son nuestros puntos fuertes”, subrayan los impulsores del proyecto. “A partir de aquí, desarrollamos recetas tradicionales así como elaboraciones de vanguardia y fusión, con una carta diferente y en constante evolución, de inspiración asiática, saludable y de calidad, donde la frescura del sushi se funde con los más apetitosos noodles, baos, poke bowls y postre”.

Le puede interesar: 5 franquicias de comida rápida que crecen cada día

Aquí ya se esbozan algunas de las ventajas competitivas de un modelo de negocio que busca “ofrecer la mejor comida y que sea accesible a todo el mundo, al estilo japonés”. A continuación, detallamos los principales beneficios de convertirte en franquiciado de Sushitake, como subrayan desde la central.

6 Beneficios de convertirte en franquiciado de Sushitake

Sin inversión inicial

SushiTake cubre el capital inicial, “de ahí que sea una gran oportunidad de negocio con una inversión baja”, subrayan desde la compañía. En este sentido, el franquiciado paga un derecho de entrada que oscila entre los 18.000 y los 36.000 euros.

Oferta dinámica

Desarrollan nuevos productos de forma regular para generar ventas adicionales. Este dinamismo permite al franquiciado llegar “donde los demás no pueden, con más de 150 recetas de sushi y elaboraciones calientes”.

Una marca establecida

“Accederás a mejores ubicaciones dentro de espacios de venta de los mejores distribuidores”.

Un formato atractivo

Desde la compañía destacan que “el stand capta la atención de los clientes, lo que genera un potencial de ganancias significativo”. Un stand, por otro lado, “de diseño inteligente que se adapta a espacios reducidos”.

Un modelo de negocio testado [y consolidado]

El Grupo Snowfox ya ha llevado la propuesta de SushiTake a miles de stands por todo el mundo y ahora continúa expandiéndola por Europa.

Apoyo integral

Desde la central despliegan un respaldo en 360º, que incluye desde la asistencia en la localización del stand y soporte en marketing, hasta una ayuda personalizada del regional manager y formación en la academia Snowfox –y entrenamiento en un stand–, pasando por el acceso a una red de colaboradores estables con precios exclusivos de materias primas

emprendedores.es

Continue Reading

Emprendimiento

Castilla y León promueve la llegada de autónomos con ayudas de hasta 10.000€

Published

on

By

Subvenciones para autónomos para luchar contra la despoblación de zonas rurales
Imagen Amina Filkins

Por Marian Romero

Castilla y león quiere luchar contra la despoblación: dar a los autónomos hasta 10.000 euros para que se trasladen a la ciudad.

La distribución de la población es un gran problema para la administración. Mientras se enfrentan a una saturación de servicios y a un tenso mercado inmobiliario en determinadas zonas de su territorio, miles de ciudades españolas abandonadas se enfrentan a un paulatino descenso de población.

Para combatir estas desigualdades, los gobiernos regionales y locales están impulsando iniciativas encaminadas a promover la recuperación económica en las zonas rurales, mediante la atracción y asentamiento de nuevas poblaciones en estas zonas más pobladas. Lo que sorprende de esta propuesta es la cuantía que pueden ofrecer en sus becas: hasta 10.000 euros para autónomos que se establezcan en una ciudad de Castilla y León.

Te puede interesar: Banco Santander con los emprendedores para impulsar la transformación digital

La Autoridad ha publicado en el Boletín Oficial de Castilla y León un nuevo plan de apoyo por un importe total de 200.000€ (ampliable hasta un máximo de 450.000€), con el objetivo de incentivar la creación de trabajadores autónomos que trasladen sus actividades económicas y residencia en Castilla y León de otras comunidades.

Las solicitudes serán revisadas en el orden en que lleguen y los solicitantes deberán cumplir con todos los requisitos para recibirlas (sin excepciones), según se describe en el anuncio de la convocatoria.

Importe de la subvención

El importe se entrega directamente, es decir, en forma de pago único por el importe total pagado. La cuantía básica para los profesionales que cumplan todas las condiciones de la invitación es de 6.000 euros por trabajador autónomo.

Obligaciones del beneficiario

Los beneficiarios de esta ayuda deberán acreditar el cumplimiento del objetivo del proyecto (reubicación y traslado de la actividad profesional a Castilla y León).

El trabajo por cuenta propia, la residencia y el registro fiscal deberán mantenerse durante al menos 4 años, de forma ininterrumpida desde la fecha de notificación de la decisión de manutención. Fecha límite de registro.

Lea también: Proyecto pionero aspira situar a 600 venezolanos en pueblos de Zamora

El plazo de solicitud se ampliará hasta el 30 de septiembre de 2024. La solicitud íntegra deberá presentarse debidamente a través de la sede electrónica de la Administración de la Comunidad de Castilla y León. A la solicitud se acompañará toda la documentación acreditativa relativa a la situación fiscal de las actividades de la empresa, registro del domicilio fiscal actual y registro de beneficiarios fuera de Castilla y León.

esdiario.com

Continue Reading

Emprendimiento

Emprender en USA: los negocios más accesibles para obtener la visa

Published

on

By

Visas americanas para ciudadanos que mantienen tratados de comercio y navegación con Estados Unidos

Argentina y México siguen siendo de los pocos países de América Latina que aún acceden a las visas Treaty Investor (E2) que ofrece Estados Unidos. Para calificar, el solicitante deber ir a Estados Unidos con la intención de desarrollar y dirigir las operaciones de una empresa en la cual el solicitante haya invertido una cantidad substancial de capital, o para trabajar en la empresa como ejecutivo, supervisor o empleado de habilidades esenciales.

Estas visas están abiertas a ciudadanos de países que mantienen tratados de comercio y navegación con Estados Unidos. Además de la Argentina y México, los otros países de la región que cumplen este requisito son Colombia, Chile, Paraguay, Honduras y Costa Rica. Y de ese grupo, mexicanos y argentinos se destacan entre los que más visas recibieron: según datos oficiales, en 2023 Estados Unidos aprobó 54.812 y rechazó 5615: de los países latinoamericanos, México fue el país con más aprobaciones (con 2185) y Argentina fue el segundo (763 en total). Le siguieron Colombia con 359 y Chile con 310.

En los primeros tres meses de 2024, la Embajada de Estados Unidos en Argentina aprobó 147 visas E2, lo que muestra un fuerte interés de los argentinos por ir a hacer negocios a ese país. Mientras que en México, a partir de los últimos resultados electorales, creció la cantidad de consultas.

Para acceder a esta visa se requiere una inversión mínima de US$ 180.000. Una opción muy común para los interesados en invertir tradicionalmente fue el mundo gastronómico. Sin embargo, en el último tiempo se vio un aumento considerable en los mínimos de inversión en restaurantes, por lo que surgieron nuevos negocios más accesibles para este tipo de inversiones.

Le puede interesar: Emprendedores latinos: un motor que aporta más de $800.000 millones a la economía

Cómo invertir en Estados Unidos para acceder a la visa E2

Acceder a la visa E2 para inversores tiene sus bemoles y se debe ser muy cuidadoso a la hora de actuar para después poder recibir el sello de aprobado en el pasaporte. De los US$ 180.000 que se deben transferir a la nueva sociedad, US$ 140.000 deben gastarse en elementos como la compra de productos, mercadería, pagos de alquiler, depósito, publicidad o gastos de asesoría, consultoría o apertura del negocio. Además, es necesario contratar por lo menos dos empleados y demostrar un mes de facturación para poder iniciar el trámite.

“Una vez que el negocio está operando se envía el pedido de visa a la embajada y en Argentina están demorando unos tres meses en dar la cita aproximadamente desde que reciben el pedido”, explica Carla Anzaldi, abogada especializada en asesorar a interesados que solicitan estas visas.[51]

Lo usual en estos casos es entrar a Estados Unidos con una visa de turismo y negocios –las B1 y B2–, con la que los argentinos pueden estar en el país por seis meses mientras montan el negocio y esperan la visa de inversor. En caso de necesitarlo, se puede extender la permanencia por otros seis meses hasta que se tramitan los papeles definitivos.

En qué negocios conviene invertir

La industria gastronómica, aunque tentadora, implica inversiones altas: comenzar desde cero puede requerir una inversión cercana al millón de dólares debido a los elevados costos de equipamiento y adecuación del espacio.

Por otro lado, la compra de fondos de comercio en el sector gastronómico puede oscilar entre US$ 150.000 y US$ 180.000. Sin embargo, al sumar las refacciones necesarias, el costo total puede elevarse a un mínimo de US$ 300.000 o US$ 350.000. Esta inversión puede ser considerablemente alta para muchos, aunque algunos de estos negocios pueden ser lo suficientemente grandes como para permitir el trámite de dos visas E2 en un mismo establecimiento, siempre que cada inversor aporte al menos US$ 150.000.

“El requisito es tener el 50% del negocio, por lo que un mismo negocio puede implicar la visa para dos familias. Lo importante es que ese negocio alcance para que las dos familias puedan vivir de él”, explica Anzaldi.

Obtener una visa E2 puede parecer una tarea monumental. Sin embargo, con la estrategia adecuada y una inversión bien pensada, es posible establecer un negocio que no solo cumpla con los requisitos de inmigración, sino que también sea financieramente viable y rentable. De hecho, cada vez hay más alternativas con barreras de entrada más accesibles.

Por ejemplo, los negocios de limpieza se destacan por su bajo costo inicial y su potencial de crecimiento. Con una inversión aproximada de US$ 60.000, es posible comenzar una operación de limpieza. Además, se pueden realizar compras de insumos por adelantado para llegar al monto total requerido para acceder a la visa.

Incluso está permitido dejar hasta US$ 40.000 en la cuenta bancaria como capital operativo. Esta estrategia no solo cumple con los requerimientos de la visa, sino que también proporciona un colchón financiero para el negocio, asegurando su estabilidad en los primeros meses de operación.

Los negocios de colocación de pisos también están en auge y requieren una inversión inicial aproximada de US$ 80.000. Este monto cubre los costos iniciales, pero para cumplir con los requisitos de la visa E2, se puede realizar una compra anticipada de mercadería adicional. Empresas del sector suelen ofrecer almacenamiento de inventario en sus almacenes, lo que facilita la gestión inicial del negocio.

“En general, uno de los desafíos más comunes es encontrar la plaza comercial adecuada. Sin embargo, en el negocio de pisos todavía hay plazas disponibles, por lo que es una buena opción”, explica Matías Pagano, empresario gastronómico argentino fundador de KAO que se estableció en Miami hace nueve años.

Los negocios de estética, como spas y clínicas de belleza, están también en auge. Estas operaciones no requieren las grandes inversiones de infraestructura que demanda la gastronomía. Con una inversión modesta en alquiler y mobiliario, estos negocios pueden empezar a operar. Además, la demanda de servicios de belleza y bienestar sigue creciendo, lo que los convierte en una opción atractiva para inversionistas.

Las cafeterías pequeñas son otra opción interesante: los famosos cafés de especialidad también son un boom en Estados Unidos. Lo positivo es que requieren inversiones menores ya que no necesitan una cocina completa. Pagano destaca que son buenas opciones si se consigue un local con buena ubicación.

Lea también: Aumenta el número de mujeres emprendedoras en EE.UU. ¿Cuál es la clave de su éxito?

Las franquicias pueden ser una alternativa más sencilla para acercarse a los negocios, aunque las opciones varían mucho según el capital disponible. Muchos inversionistas consideran las franquicias por la estructura y el soporte que ofrecen: “En verdad hay que analizar caso por caso. Empezar con una franquicia siempre es más fácil, pero no siempre garantiza el éxito, por más conocida que sea la marca”, advierte Pagano, que tiene experiencia en franquicias ya que fue el encargado de llevar la marca SushiClub a Estados Unidos.

Evitar riesgos: la clave en el asesoramiento correcto

Uno de los mayores riesgos al emprender en Estados Unidos para obtener la visa E2 es no contar con el asesoramiento adecuado. Obtener la visa y mantener un negocio exitoso son dos aspectos interdependientes, por lo que buscar asesoramiento de expertos que conozcan los requisitos de la embajada es fundamental para evitar errores costosos. Invertir sin la guía correcta puede resultar en una pérdida de capital si la forma en que se realizó la inversión no cumple con los criterios de la visa.

Además, es esencial entender y cumplir con los requerimientos específicos de la embajada en cuanto a la transferencia de dinero y la documentación necesaria. La embajada de Estados Unidos en Buenos Aires, por ejemplo, hace hincapié en la correcta transferencia de fondos. Invertir sin una planificación adecuada puede llevar a problemas legales y financieros difíciles de solucionar.

“Muchas veces la gente se asesora con quien le vende el negocio, pero eso no significa necesariamente que estén al tanto de los requerimientos de la embajada”, menciona Anzaldi. “Además, hay mucha gente inescrupulosa brindado asesorías, por lo que hay que tener cuidado”, advierte, por último, Pagano.

tynmagazine.com

Continue Reading

Tendencias