Connect with us

Negocios

Uruguay será la próxima sede de los cursos iberoamericanos impulsados ​​por el Grupo La Rábida de Huelva

Published

on

Sede de Santa María de La Rábida. Huelva

Así lo decidió el Comité Ejecutivo tras una sesión que se llevó a cabo en Guatemala y fue organizada por la Universidad Panamericana (UPANA), presidida por el rector Mynor Herrera.

La ciudad de Montevideo (Uruguay) ha sido designada como la próxima sede de los cursos iberoamericanos impulsados ​​por el Grupo La Rábida, fundado en Palos de la Frontera (Huelva). Así lo decidió el Comité Ejecutivo tras una sesión que se llevó a cabo en Guatemala y fue organizada por la Universidad Panamericana (UPANA), presidida por el rector Mynor Herrera. Según una nota de la UNIA, el aprendizaje automático será el foco general de tres cursos académicos, científicos y comerciales, previstos para septiembre de este año.

La Universidad Internacional de Andalucía y la Universidad La República (Uruguay) serán las impulsoras de este programa, que será un punto de encuentro y debate entre docentes andaluces e iberoamericanos. Para el director de Andalucía Internacional y presidente del Grupo La Rábida, José Ignacio García, estos cursos son una oportunidad para conectar talento del espacio iberoamericano, a través de propuestas con valor social y, al mismo tiempo, crear la posibilidad de fortalecer la cooperación académica y científica. redes.

Para fomentar la participación en estos cursos, especialmente entre el resto de estados miembros de esta asociación universitaria, el Grupo La Rábida ha aprobado un programa de apoyo a la movilidad dotado con 9.000 euros. La junta directiva del Grupo La Rábida, encabezada por la directora ejecutiva María de la O Barroso -quien también es directora de la sede de UNIA en Santa María de La Rábida- abordó el estado de las actividades implementadas en los últimos meses. Entre ellos, el más destacado es el Premio de Estudios Iberoamericanos, impulsado en colaboración con la Fundación Andaluza Internacional y la Fundación Cajasol.

Un premio destinado a premiar las mejores tesis de doctorado y maestría de América Latina, en su 16ª edición, ha registrado un importante aumento en el número de solicitudes superando el centenar de trabajos propuestos. Asimismo, se realizó una evaluación de los resultados tras la reciente convocatoria de un Encuentro de Investigación Colaborativa Rábida (ERICI-2024). Un total de 10 universidades presentaron 12 propuestas que ahora deben ser evaluadas.

Este programa tiene como objetivo incrementar el networking dentro del Espacio Iberoamericano del Conocimiento. Este año se centrará en aspectos como la tecnología e innovación educativa, la inteligencia artificial o el comercio exterior. La sesión del comité contó con la asistencia presencial y online desde la Ciudad de Guatemala.

Leer también: Colombia presenta su oferta exportadora a Europa para multiplicar la presencia internacional de sus empresas

Además de José Ignacio García y María de la O Barroso, estuvieron presentes los rectores Mynor Herrera, quien preside la Universidad Panamericana de Guatemala, Carlos Garatea, de la Pontificia Universidad Católica del Perú, Galo Naranjo, de la Universidad Técnica de Ambato, Carlos Saavedra, de la Universidad de Concepción, María Antonia Peña, de la Universidad de Huelva, Oscar Alfredo Quezada, de la Universidad de Lima y Óscar Arellano, rector de la Universidad Nacional de Catamarca. También lo hicieron el vicerrector académico de la Universidad de La Matanza, Fernando Luján, la vicerrectora de coordinación académica e internacionalización de la UNIA, Encarnación Mellado, y la directora de relaciones externas de la Universidad Nacional de Colombia, Melba Libia Cárdenas. .

El Grupo La Rábida de Universidades Iberoamericanas (GUILR) es una asociación fundada en 1997 en Argentina como espacio común entre las universidades andaluzas y latinoamericanas. Actualmente incluye 107 universidades de 18 países iberoamericanos, comprometidas con la construcción de alianzas que promuevan la cooperación académica, científica y cultural.

teleradioamerica.com

Emprendimiento

Josepan, la panadería de los amasijos colombianos en Madrid

Published

on

By

Por Juanita Samper Ospina

Desde su primeros pasos en España hasta conducir un BMW 320. Entre esos dos momentos, José Humberto Rodríguez, fundador de Josepan, tiene mucho qué contar.

Imagínense a José Humberto Rodríguez en Pozuelo de Alarcón, un barrio de Madrid, vestido con una camiseta sin mangas y pantalón corto, dispuesto a llevar a cabo alguno de los trabajos que le encomienda el español Félix Meneses: arreglar el jardín, limpiar una parte de la casa, botar algo. Acude a la cita que le ha puesto en una cafetería al lado de un banco. Rodríguez es un inmigrante colombiano sin papeles, pero con ganas de salir adelante. Como sea: vende comida y ropa imitación de marcas conocidas y cualquier ayuda económica extra le cae de perlas

Ahora imagínense a José Humberto Rodríguez en el mismo lugar, pero casi treinta años después. Está en Pozuelo de Alarcón, al lado del banco. Esta vez llega en su BMW 320 turbo diésel y viste un traje de Hugo Boss. Y, en lugar de buscar un trabajo, se pone a llorar. Recuerda sus primeros pasos en España y piensa en lo que ha recorrido.


Entre las dos escenas hay de todo: una detención, ventas clandestinas, un grupo de prostitutas, mucho esfuerzo y 32 panes que terminaron representando una milagrosa reproducción repartida en nueve locales en la capital española. Es la historia de superación de un hombre al que se conoce como ‘Josepan’ y se ha convertido en un referente, algo así como un embajador, de Colombia en España.

Un club diferente

Su madre fue la primera en llegar a España. En Colombia trabajaba como enfermera y en España como empleada del servicio de una familia. No dudó en ayudarle luego a José Humberto a que viajara. Y él, una vez puso pie en Europa, se dedicó a buscar trabajo. Nadie, sin embargo, lo contrataba porque no tenía papeles. Así que convenció a unos chinos de un taller de confecciones que quedaba en su barrio para que lo dejaran vender algunas de sus prendas.Y fue al Parque del Retiro con su carga porque sabía que por allí pasaban muchos colombianos. No estaba equivocado. En pocas semanas multiplicó sus ventas. Una de sus clientas era una joven que había comprado una piyama, muy admirada por sus amigas. Le comentó que ellas querían adquirir varias y le pidió que fuera a llevárselas al club.

Imaginen ahora a José Humberto andando por una carretera española, cargado con ropa y rezando para que las autoridades no lo detuviera por caminar donde no hay andenes. Busca un club. Mira a su alrededor a ver si detecta un campo de golf, un parque infantil, una piscina. Finalmente encuentra algo muy distinto: lo que en España se llama un club de alterne: un prostíbulo de carretera.

Le puede interesar: El Mercado de las Maravillas a la caza del público joven

Lo esperaban su clienta y sus amigas. No solo le compraron ropa. Ellas vivían allí y él se dio cuenta de que extrañaban la comida colombiana. Y no solo pasaron a comprarle comida. También se dio cuenta de que necesitaban movilizarse, pues por la legislación española las obligaba a cambiar de local cada cierto tiempo, así que pasó a ser su Uber particular: una de ellas le ayudó a través de un amigo para que le fiaran un carro viejo, y Rodríguez se convirtió en el conductor de estas chicas colombianas.

Su verdadero patrón tiene nombre colombiano: el rebusque. Entre venta de ropas, de productos en tiendas latinas, de comidas —los añorados pandebonos y pandeyucas colombianos— y traslados fue ahorrando y conociendo gente. Entra ellos, Félix Meneses, aquel que le puso la cita al lado del banco, cuando pensaba que iba a conseguir platica por un trabajo.

Imaginen la cara de José Humberto cuando el español le explica que van a abrir una cuenta de ahorros. E imaginen la del funcionario cuando se entera de que no tiene papeles. Se sobrepuso y sencillamente acomodó unos números y una letra para que el sistema no lo rechazara.

Con el rebusque, Rodríguez logró reunir lo suficiente para traer a sus hijos. Un día se enfermó uno de ellos y tuvo que llevarlo al centro médico. Allí, cuando rellenaban la información requerida, le preguntaron su oficio. No podía decir que era vendedor ambulante, así que contestó: “panadero” (al fin y al cabo, también vendía amasijos colombianos).

Pasados unos días, la Cruz Roja Internacional lo llamó a decirle que había un puesto para él. Entró, entonces, a una panadería española, donde trabajaba por la noche. Por fuera ya tenía su clientela y sus compromisos, y no le iba mal. Así que de día se dedicaba a ellos. No paraba. Eran épocas de mucho esfuerzo y poco sueño.

Le contó a un compañero que en Colombia el pan se preparaba de otra manera. Lo sabía bien porque había traído en un papel la receta que había copiado, y era la que seguía. Él le pidió que le mostrara cómo se hacía en un día con poco movimiento. Y así lo hizo. Salieron 32 panes. José Humberto se los llevó a su casa porque en aquella panadería no vendían un producto diferente al español.

Historia de Josepan

Con su vena pereirana, José Humberto le ofreció los panes a la dueña de un local de productos latinos. Ella, reticente, aceptó unos pocos. Al rato lo llamó: “Trae más, Josepán, se están vendiendo como locos”. No solo le puso un mote espontáneo, sino el nombre que llevó su primera panadería.

Panes de Josepan Madrid/ Josepan

Pero para eso todavía falta. Porque José Humberto comenzó en su casa, aunque le faltaban herramientas para lograr la receta colombiana perfecta. Y apareció de nuevo el señor rebusque, en el cuerpo de un primo, uno más del combo que poco a poco había ido llegando. Este era escultor y halló una pieza de una encuadernadora de libros, que con un par de arreglos quedó convertida en rodillo de panadería. Y comenzó la reproducción de los panes. Primero usaron la cocina; después el salón. Cada vez vendían más para llevar a otros locales.

Lea también: D’Carnilsa: la salchicha ranchera colombiana en España y Europa

De nuevo Félix Meneses le echó una mano y le dio un carro mejor con facilidades de pago para que pudiera hacer sus repartos. Se mudó a otro apartamento, donde puso en funcionamiento una especie de panadería clandestina.

Vio una oportunidad de oro cuando un español le prestó un local pequeño con la condición de que pusiera a la venta también su pan, el pan español que le proveía. “Se me llena y se me dispara eso”, recuerda Rodríguez. “Había carros en doble fila y se regó la voz entre los paisanos”.

La magia de los pandebonos, los pandeyucas, los buñuelos y el resto de amasijos se olía en las calles madrileñas. Para entonces ya contaba con la ayuda de un panadero colombiano profesional, que mejoró aún más el producto.

Pronto aquellos 30 metros le quedaron pequeños. Y encontró un local perfecto de 500. Le parecía difícil llenarlo con productos de panadería y se inventó el Centro Integrado de Servicios Josepán: locutorio, ropa colombiana, agencia de viajes, productos latinos. Era finales de los años noventa y comienzos de este siglo, cuando se presentó una inmigración masiva proveniente de nuestro país.

Se comenzaron a ver en ese entonces más locales latinos y algunos colombianos. José Humberto estaba precisamente en uno de arepas cuando vio la imagen más temida: llegaron las autoridades a hacer una redada. Y, sí, pasó aquello que lo aterraba: lo detuvieron durante varias horas.

Era el pavor de los colombianos porque sabían que los podían devolver. En efecto, le llegó una carta de expulsión, pero él se salvó en este caso. De nuevo Meneses le ayudó al darle un contrato de trabajo con el que podía desbaratar el motivo de la expulsión, que era la supuesta falta de medios.

Impulso

La carrera de Josepan siguió impulsada. Tanto que hoy tiene nueve panaderías y 250 empleados. Son templos de los colombianos: allí se va a matar la nostalgia con un caldo de costilla, se va a compartir con los españoles el buen café, se va a satisfacer el capricho de una arepa. Es un centro social también, donde se encuentran los amigos. Y es una maravillosa vitrina para Colombia, pues, como él dice, está dedicado a que mostrar que:

«tenemos mucho más para hablar de nuestro país que el típico chiste de Pablo Escobar»

Amasijos en Josepan/ cortesía Josepan

Por eso en sus paredes se ven fotos de personas que sacan la cara: Shakira, Falcao, Juanes, César Rincón, Fernando Botero. Por eso están decoradas con frases típicas: “Vecina, ¿y la ñapa?”, “Lo que no mata engorda”, “Está miando fuera del tiesto”. Por eso lo visitó Álvaro Uribe cuando era presidente. Escogió su local y dio una rueda de prensa a su lado. “Cuando se fue, no estaba seguro de que eso hubiera pasado; tuve que pellizcarme”, recuerda. Y por eso fue elegido el año pasado como uno de los diez colombianos destacados en España por nuestra embajada.

Le puede interesar: Mándalo Market: productos latinos para envíos a España y Europa

Rodríguez estuvo unos años en Colombia y ahora ha vuelto a Madrid con su esposa Beatriz Rincón y los tres hijos que tienen (él suma dos más de un matrimonio anterior). Ella está a cargo de la nueva pastelería, cuya decoración tiene un aire parisino, donde se ofrecen dulces delicias colombianas.

José Humberto llegó hace treinta años por primera vez a España desde su Pereira natal, donde había sido desde seminarista hasta policía. Y no pierde ese ombligo umbilical que lo ata a nuestro país. Tampoco olvida sus raíces.

Imagínenlo al final de esta entrevista que tiene lugar en su panadería de la avenida Castellana, cerca del nuevo centro financiero de Madrid, mientras cuenta aquella vez que llegó en pantaloneta al banco y, sí, imaginan bien: vuelve a llorar.

eltiempo.com

Continue Reading

Emprendimiento

SushiTake: abre tu propio stand de sushi fresco desde 18.000 euros

Published

on

By

Stand de SushiTake/ SushiTake.ue

La marca está integrada en el Grupo Snowfox, líder mundial en venta de sushi fresco con más de 60 millones de bandejas vendidas cada año

El sushi forma parte de los hábitos cotidianos de millones de personas y hace tiempo que ya ha trascendido fronteras, para llegar a los lugares más recónditos del mundo. Ahora tienes la oportunidad de emprender en este mercado tan apasionante, de la mano de SushiTake

Integrada en el Grupo Snowfox –líder mundial en venta de sushi fresco con más de 60 millones de bandejas vendidas cada año–, esta marca te abre la posibilidad de montar tu propio stand de sushi fresco dentro de los espacios comerciales de cadenas como Carrefour, Hiperdino, Eroski, Coop, Meny o Kesko-Citymarket.

“La frescura, el color y el sabor son nuestros puntos fuertes”, subrayan los impulsores del proyecto. “A partir de aquí, desarrollamos recetas tradicionales así como elaboraciones de vanguardia y fusión, con una carta diferente y en constante evolución, de inspiración asiática, saludable y de calidad, donde la frescura del sushi se funde con los más apetitosos noodles, baos, poke bowls y postre”.

Le puede interesar: 5 franquicias de comida rápida que crecen cada día

Aquí ya se esbozan algunas de las ventajas competitivas de un modelo de negocio que busca “ofrecer la mejor comida y que sea accesible a todo el mundo, al estilo japonés”. A continuación, detallamos los principales beneficios de convertirte en franquiciado de Sushitake, como subrayan desde la central.

6 Beneficios de convertirte en franquiciado de Sushitake

Sin inversión inicial

SushiTake cubre el capital inicial, “de ahí que sea una gran oportunidad de negocio con una inversión baja”, subrayan desde la compañía. En este sentido, el franquiciado paga un derecho de entrada que oscila entre los 18.000 y los 36.000 euros.

Oferta dinámica

Desarrollan nuevos productos de forma regular para generar ventas adicionales. Este dinamismo permite al franquiciado llegar “donde los demás no pueden, con más de 150 recetas de sushi y elaboraciones calientes”.

Una marca establecida

“Accederás a mejores ubicaciones dentro de espacios de venta de los mejores distribuidores”.

Un formato atractivo

Desde la compañía destacan que “el stand capta la atención de los clientes, lo que genera un potencial de ganancias significativo”. Un stand, por otro lado, “de diseño inteligente que se adapta a espacios reducidos”.

Un modelo de negocio testado [y consolidado]

El Grupo Snowfox ya ha llevado la propuesta de SushiTake a miles de stands por todo el mundo y ahora continúa expandiéndola por Europa.

Apoyo integral

Desde la central despliegan un respaldo en 360º, que incluye desde la asistencia en la localización del stand y soporte en marketing, hasta una ayuda personalizada del regional manager y formación en la academia Snowfox –y entrenamiento en un stand–, pasando por el acceso a una red de colaboradores estables con precios exclusivos de materias primas

emprendedores.es

Continue Reading

Negocios

Gobierno argentino elimina el control aduanero de algunos productos

Published

on

By

El Gobierno argentino elimina el control aduanero del etiquetado en textiles y calzado. – Cargo SAS

Por Ayelén Iñigo

Esta semana, la Secretaría de Industria y Comercio de Argentina ha anunciado la eliminación del control aduanero del etiquetado para productos textiles y de calzado que ingresan al país. Esta decisión fue comunicada a través de las resoluciones 156/2024 y 159/2024, publicadas en el Boletín Oficial.

A partir de este miércoles 17 de julio, los productos textiles y de calzado ya no deberán pasar por las inspecciones de la Aduana previas a la resolución.

Lea también: La Cámara Argentina de Comercio lanza nueva edición de capacitaciones gratuitas online

Hasta ahora, los productos debían contar con un etiquetado realizado en origen o ser reetiquetados en Argentina mediante el proceso de Adaptación al Mercado Local (AML).

Con la nueva normativa, las empresas serán responsables de garantizar que los productos estén correctamente etiquetados antes de su comercialización en el país. El control de esta obligación pasará a manos de la Subsecretaría de Defensa del Consumidor y Lealtad Comercial.

La resolución explica que el principal objetivo es «bajar el costo de la burocracia y facilitar los procesos de importación» mientras se asegura el cumplimiento obligatorio del etiquetado.

Todos los productos comercializados en Argentina deben llevar una etiqueta con los datos de la empresa y sus características. En el caso de calzados y textiles, estas etiquetas también deben incluir información relevante para el consumidor.

Anteriormente, el Gobierno ya había tomado medidas para desburocratizar la importación de mercadería, liberando el «canal rojo» de la Aduana para textiles y calzados.

pe.fashionnetwork.com

Continue Reading

Tendencias